lunes, 2 de julio de 2018

Andrés Manuel, al final llegó

El rostro de los Anti Egos

No quise colgarme a la marea provocada la tarde noche del pasado domingo con el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones federales para Presidente de la República, triunfo apabullante por encima de su más cercano rival, Ricardo Anaya, y por consecuencia aplastando al resto de contendientes. No quise agregarme al triunfalismo porque no soy mal ganador, no iba, ni voy, a publicar insultos contra nadie, no habrá burlas, no habrá escarnio ni habrá muestras de odio retenido hacia nadie porque la victoria del izquierdista es por sí misma un fuerte símbolo de justicia manifestado por el voto popular, aún que algunos insistan en que la otra mitad del país no quiere al tabasqueño. Está bien, a mí, como a mucha gente Vicente Fox nos cae atravesado, Felipe Calderón no es precisamente el que mejor sea recordado y Enrique Peña Nieto no es precisamente el más popular. Estamos a mano.

Pero el triunfo de Andrés Manuel es algo que ha tranquilizado a mucha gente que está enojada por las mismas razones que yo lo estaba hace doce años, cuando hice este blog, y ese mismo triunfo ha intranquilizado a otros sectores del país. Podría decir cosas que demeriten a quienes critican a AMLO y podría hacerlo con profundos fundamentos pero no es lo que México necesita, más idiotas creando encono. Es decir, no quiero ser un idiota más. Y es que por doce años el ahora presidente electo fue objeto de un ataque frontal de demasiados detractores entre figuras de alta política como Vicente Fox y Diego Fernández de Cevallos, entre otros, hasta editorialistas como Jorge Castañeda y Ricardo Alemán, el más violento por cierto -que llegó a tintes infames y hasta delincuenciales-, y cartonistas como el ultraderechista Francisco Calderón. Muchos jóvenes de clase alta también se sumaron al sentir "AntiPeje" yendo en contra de todo lo que supiera a un "naco populismo pejista" y AMLO fue calificado con toda clase de motes peyorativos. Así y todo, las generaciones Millenial nacidas entre 1995 y 2000 crecieron ajenas a esas diferencias sociales que tanto explotaron los grupos de élite de Acción Nacional y algunos grupos conservadores de la Iniciativa Privada, azuzados por Vicente Fox por un lado y por otros acérrimos enemigos de López Obrador por el otro lado.

Fue esta campaña probablemente más cansada y agresiva que ninguna, era el todo o nada y tuvo costos tanto económicos como en vidas humanas, fue un parto de gran dolor para el nacimiento de un sistema nunca manejado en México como es la Social Democracia, harto confundida con "Socialismo" o "Comunismo" (nada más lejos de la verdad). Fue este México levantado por los que viven al día, los que no pueden hacer planes a futuro, los cansados, los inconformes por la falta de oportunidades, los disgustados por los privilegios del poder y por los ya citados Millenials. Fue esta una campaña plena de odios y golpes, de batazos a las rodillas, de insultos velados y abiertos y de mucha desinformación. Por un lado los AntiAmlo inventando o siguiendo notas falsas argumentando historias que hasta risa causaban y por el otro lado los Pejistas, un buen número de ellos, publicando cosas igual de absurdas que, lejos de ayudar al entonces candidato, lo hacían quedar peor aún que los opuestos.

En el camino se sumaron personas que hace doce años eran el Archinémesis de AMLO como Manuel Espino, Gabriela Cuevas y Germán Martínez entre otros, así como personajes impensables por su posición en el medio artístico como la cantante comercial llamada "Belinda" (de quien no compraría un disco pero a quien considero profesional en un escenario) y en el camino también se añadieron muchos enemigos. En su momento Ricardo Anaya fue mi objetivo a vencer en este blog pero preferí limitarme a publicar un sólo artículo sobre mi antipatía hacia él y en su momento también expresé que José Antonio Meade me caía bien a pesar de todo pero sus anuncios demeritando a AMLO me parecieron de mal gusto y cayó de mi gracia. Pero dentro de todo ese universo de ideas, Andrés Manuel terminó por despertar la consciencia colectiva y exhortó al pueblo a manifestarse en el voto ya fuera a favor o en contra, y casi todo fue a favor.

Sumarme a las burlas contra Ricardo Anaya, José Antonio Meade, el PAN, PRD, PRI y todos los opuestos que fueron derrotados sería unirme a la moda pero demostraría la peor parte de mí, diría a los cuatro vientos que soy un pobre perdedor que no sabe ganar. Hacer escarnio sobre los mencionados demostraría poca educación, poca ética y, peor, una increíble falta de honor. Yo siempre me he jactado de decir lo que pienso, de ser genuino, de ser yo y a mi manera. Humillar al vencido es una forma de mostrar la virtud del cobarde y, créanme, cobarde no soy.

Sí, me alegro de que Andrés Manuel López Obrador sea hoy el Presidente Electo, que al fin y al cabo esa era la idea de haber creado este blog y el desaparecido "La Grilla sin Partido" pero desde luego no me mofaré de Anaya o Meade, mexicanos que al menos estuvieron ahí dando la cara y pasando penurias, a pesar de las muchas cosas de las que se les acuse. Algo que no nos atreveríamos a hacer muchos de los que somos tan críticos. No me corresponde a mí señalarlos y no me corresponde a mí juzgarlos. Me gustaría que este momento fuera un "Borrón y cuenta nueva" y que usted y yo nos pusiéramos a trabajar en lo que sabemos hacer bien, que nos propusiéramos hacer más grande este país, trabajando, con ingenio, siendo propositivos, sin envidiar al vecino.

Partiendo de ese punto y habiéndonos librado de gobiernos negativos, considero esta como una oportunidad de oro para ir hacia arriba. por lo que a mí toca creo que la razón de este blog se ha cumplido, lo que se diga o se haga en Salvatierra, Gto. le tocaba a la gente de Salvatierra, Gto. y ya decidieron con su voto (pésimamente mal pero lo hicieron). Yo perdí el encanto por escribir y por la política y revisando mis publicaciones de los últimos dos años noté que cada vez eran peor, flojas y simples, como sin muchas ganas y no está en mis cálculos mejorar eso teniendo otras responsabilidades encima. Lo que sí es cierto es que me gustó la forma en que usted, los demás mexicanos y un servidor participamos el domingo pasado en el proceso de votaciones, Nos Felicito por eso!.

A usted, gracias por seguirme todo este tiempo, a Andrés Manuel, Felicidades!

Es Cuanto

Messy Blues
Publicar un comentario