lunes, 26 de febrero de 2018

El traje del emperador (Región IV)

De cuando al gobernante le incomoda que le toquen a su gente, de la explanada de SpiderMan, de las fuentes bailarinas y otras neurósis.

Por: Tonatiuh Hendricks (Aka Messy Blues)

Cuando mi compadre José Herlindo Velázquez Fernández era un ciudadano común y corriente como usted y como yo, él era un gran tipo, dicharachero, amado por muchos, cuestionado por unos pocos y odiado solamente por envidiosos. Me gustaba tratarlo de cerca cuando yo andaba por allá, en Salvatexas, porque sentía yo que algo aprendía de esas charlas y pensaba yo que era mi compadre un tipo juicioso, equilibrado y digno de cubrir un puesto de funcionario como el que hoy en día ostenta. Por mi parte yo siempre he sido medio desmadrado para señalar políticos y eso me ha traído la pérdida de muchas amistades y, pienso entonces, eran realmente mis amistades?. Porque no se puede silbar y comer pinole al mismo tiempo y si un amigo es político mientras que a mí me gusta denunciar las irregularidades, con pruebas, pero tengo que dejar de cuestionar al funcionario solamente porque es mi amigo pues entonces me convertiría en un vividorcillo de blog, de esos que por medio escribir bien ya van a los negocios de Salvatexas a cobrar una lana para anunciarlos en dicho blog. Sigo siendo el primero que lanzó algunas verdades por este medio y NUNCA le he sacado dinero ni al blog ni a persona alguna y así será siempre pero, antes de salirme por la tangente, diré que cuando señalé la creación de La Marquesada como una jugada pésima, y lo sigo creyendo, Raúl Cardiel, que en paz descanse, se portó como un Caballero, me llamó a su oficina y me presentó muchos documentos en los que él demostraba que su decisión no fue personal y que él creyó que habría un beneficio. Es decir, Don Raúl, Rodrigo Carrasco y Ricardo Cardiel se abrieron al diálogo conmigo y hasta quedamos en buenos términos, espero. Cuando cuestioné a Lupita Nava (a ella por su equipo de gente, no por ella) también tuvo a bien aclararme las inexactitudes y exageraciones en que caí al ser su crítico. Al pinche Rito ni la molestia me tomé de criticarlo porque es tan gris y tan "equis" que su administración, aparte de mala, pasó de noche, sin pena ni gloria. Al menos para mí.

Yo trabajé cuatro años para el ayuntamiento de Salvatexas Gulch. No fue fácil y de hecho fue un favor que me cobré porque apoyé las campañas tanto de Jorge Luis Ramírez Ramírez para alcalde y la de Gerardo Sánchez García para diputado federal, todo esto en 1997, veinte años ha. Ingresé al ayuntamiento a pesar de que mucha gente de la plantilla de personal de base se oponía a ello y de hecho, como era administración del PRI, todos tenían la esperanza de que en cuanto Moisés Ramírez, vencedor por el PRD en los comicios de aquel año 97, asumiera el cargo, yo saldría en un tronar de dedos. Pero, oh sorpresa, yo me había hecho amigo de Moisés Ramírez unos años antes, en el Módulo de Riego, y compartimos muchas lecturas e ideas que nos identificaron como personas así que muchos se quedaron con las ganas de verme partir. Ojo, estoy mencionando esto por lo siguiente: reto a cualquier funcionario de ahora a que indague si alguna vez yo le cobré algo a la gente que pasaba a mi oficina a pedirme información. Jamás lo hice y jamás me aproveché de mi posición, era mi obligación y yo cobraba un sueldo de ley por desempeñar ese papel. Daniel Sámano nunca me tragó pero tampoco me corrió, de hecho el médico se portó gente en ese momento porque aceptó llegar a un acuerdo, que yo le pedí, para mi salida. Ya estaba harto de Presidencia Municipal y hoy sigo creyendo que ese tipo de empleos no son para quedarse a futuro sino de paso. Pero lo esencial en esto es que me puedo sentir tranquilo de mi desempeño en el ayuntamiento.

Retomando el tema. Mi compadre me decepcionó y no porque me haya bloqueado de su cuenta de Facebook (por mí, Fuck Off!!!!) sino porque muchos pensábamos que se portaría a la altura de lo que todos llegamos a pensar de él, que era un personaje que aguantaba la presión dada su integridad. A mi compadre le molestó que YO, su compadre, me atreviera a cuestionar su administración y que le señalara que había obras inconclusas (que yo retraté en persona!), que no estaban controlando al personal de Seguridad Pública y que su protegido, Roberto Alvarado, estaba explotando a los comerciantes ambulantes para su beneficio pero no es privativo de mi compadre, claro. Me llegó un mensaje vía Facebook con el siguiente texto (sin corregir): "Hola Tonatiu.. que hizo mal mi esposo???" (refiriéndose a Roberto Alvarado). Lamenté un poco eso, no porque yo quedara mal con esa persona, a quien aún aprecio, sino por el autoengaño funcional porque no es su esposo legalmente hablando y, como suele suceder, entran al quite personas que al final no se verán beneficiadas por eso, por defender lo indefendible.

Personalmente me da igual lo que suceda en Salvatexas pero no se necesita ser un experto en administración pública para entender que las obras del Ramo Federal deben justificarse debidamente y el escenario tipo "Spider Man" en que convirtieron la Explanada de Agustín de Carranza y Salcedo (Explanada del Carmen) es una prueba de que no se justifican. Colocaron unas fuentes "Ad Hoc" a la era moderna (que acá en CDMX son un éxito) conservando, eso sí, su integración con lo tradicional pero no calcularon su impacto de función con el resto del mobiliario (tengo fotos y video) y, claro, lo poco bueno de esto se lo atribuye esta administración cuando la que en realidad había gestionado (de una manera totalmente diferente y más optimizada) fue precisamente la administración de Lupita Nava. Se molestan estos de la administración de Pepe Velázquez, incluido Pepe Velázquez, porque la gente les dice sus verdades y siguen cobrando un salario por demás oneroso cuando en Salvatexas hacen falta tantas cosas. Lo chistoso es que quieren repetir otros tres años (y más chistoso es que habrá quienes sí voten por ellos).

Está bien compadre Pepe, si para usted es más importante su carrera política que mi amistad lo entiendo, sólo soy un músico de Rock pero mucho más preparado para escribir que usted, eso sí. Y está bien si se ofende y nos bloquea a los que hemos señalado lo que no está bien, lo entiendo también. Algo es seguro, usted es la decepción que rompe la regla.

Es cuanto

Messy Blues

No hay comentarios.: