miércoles, 10 de octubre de 2007

Respuestas a las respuestas IV

Retomando los puntos esenciales del Megaproyecto y las autopsias campañeras de La Marquesada

Bueno. Parece que tratar de expresar una mera opinión personal es pecado caiga en donde caiga, ya sea en contra o a favor. Por un lado parece darse esa tendencia anticardielista a la que nadie parece querer representar pero que se manifiesta a cada rato en mi bandeja de mensajes y no con pocos mensajes por cierto y por el otro lado se nota una especie de campaña procardielista que intenta contrarrestar el supuesto efecto negativo que, seúng las malas lenguas, se inició de este blog contra la marquesada.

La parte mas curiosa de esto es que algo tan frívolo como un blog personal haya alcanzado a colarse en la mesa de cabildos y en el CEN del pan salvaterrense en donde, según el conde de cantarranas, los funcionarios se juntan y se juntan para ver qué medidas toman en mi contra. Pocas medidas podrán tomar porque mi opinión es mi derecho. El alcance es algo intrigante porque me da la impresión de que en realidad me están utilizando en una manera un tanto absurda de limpiarse de errores que sabían podrían suceder. Y esta vez no lo digo ni por Rodrigo Carrasco ni por Raúl Cardiel, ok????????. Son esos consumistas de derecha que escriben terrible, se expresan peor y consumen lo que se les venda bajo el criterio de "Sana diversión" y que su justificación de existencia es ligar, chupar, consumir, echar desmadre, pasarla chido y figurar en el mapa mundial del turismo aunque sea como "un pueblito ideal para ir a tirarse una rancherita (o un rancherito en el caso de las mujeres)". Resulta curioso observar que quienes mas defienden un éxito fantasma son precisamente personas que intentan ajustarse a una pretendida clase alta y consumen abiertamente los aditamentos para aparentarlo al menos. "Ricos nuevos" les llaman en mi rancho.

Precisamente me doy cuenta que el mecanismo de estas tres administraciones panazis se ha caracterizado por una marcada pseudoburguesía empresarial y una profunda frivolidad en donde las obras del Ramo 33 Federal se ajustan de acuerdo a como la amistad o la promesa de campaña requieran y al final se plasman algunas cosas como "Nuestras Obras" reportadas estruendosamente en un informe de gobierno que no carece en su propaganda de garrafales errores de ortografía. Hay uno muy chistoso en "Así Sucede" que publicita el 1er informe de Cardiel en donde uno de los apartados señala: "Inducimos agua potable", lo que me hace imaginar que lo están haciendo justo ahora, hoy, en este momento porque el pretérito de tal expresión debería ser: "Indujimos agua potable".

La frivolidad que menciono determina la limtación de visión respecto al crecimiento real y sustentable del municipio como municipio y de la ciudad como orbe metropolitano. Cosa discutible si los tres lemas de campaña de Acción NAZIonal con los que tanto se alardea de buscar la prosperidad y el bien del pueblo teniendo teoría de café vespertino, comida cara o debate de escritorio con vía burocrática de cabildos y horarios muertos y llevado todo a la práctica con penosos resultados que no incomodan a los aspirantes a burgueses porque a estos no les conviene pero sí incrementa el enojo de un pueblo con hambre y que parece tolerar cada vez menos los atropellos que causan los indirectos y que por ello casi provocan una polarización aún mas marcada que hace un año.

El PAN ya demostró que sus proyectos son de libro, de trabajo universitario en manos de militantes tan jóvenes como poco enterados de las principios de doctrina del partido en el que se han enquistado y, como es costumbre, generan esa clase de profesionistas que se incrustan en una presidencia municipal aferrándose al erario en una u otra versión. Bien como funcionario o como regidor pero tratando de durar lo mas que se pueda.

El megaproyecto no ha generado polémica porque su naturaleza no deja lugar a duda en tanto el asunto La Marquesada no solo dejó lugar a duda en mucha gente, actualmente hay personas que creen que lo malo está aún por surgir.

Lo peor del asunto es que si uno dice las cosas tal y como las siente le cuelgan cada milagrito

No hay comentarios.: