Si me conoces no alardees

Si me conoces no alardees, yo se quién soy

Frase del día:

jueves, 11 de febrero de 2016

Los corderos también pueden ser lobos

Algunas reflexiones sobre el comportamiento del pueblo (o: También hay víctimas victimarias)

Hace unos días publiqué, nada nuevo, mi opinión PERSONAL sobre el cartel de la feria y eso me representó hasta una respuesta personal del Presidente Municipal, José Herlindo Velázquez, en la que se me señaló mi probable margen de error, seguida esta de una curiosa arenga pública en la que me enviaron un mensaje entre líneas. Curiosamente luego hice una serie de elogios  a esta administración que para él pasaron de noche (o sea, me resultó hasta mas chillón que los panuchos). Como sea eso era muy predecible, todo poder necesita un némesis y a mí ni me encanta el protagonismo así que nada nuevo bajo el sol.

Pero también está el contrapunto de la situación. La arista que hace que un enfoque subjetivo señalando un error de operatividad administrativa se convierta en el arma del oportunista. Ya saben, es bien fácil arrojar piedras tomándolas del huerto ajeno. Es sencillo decirse vegetariano cuando el vecino es el que cultiva.

Tengo el vicio de opinar muy a mi manera, no soy políticamente correcto y no suelo decir lo que al Rey del traje invisible le gustaría escuchar (que su traje invisible es hermoso), suelo ser cáustico incluso hasta con mis amigos pero también suelo aguantar cuando el criticado soy yo (y miren que muchos en Salvatexas me han hecho pedazos con cosas que ni yo sabía que había hecho). Por esa extraña forma de ser me he alejado de mucha gente que era especial e importante para mí, incluso mi familia paterna. Así de ese tamaño.

Pero lo anterior deja de ser valioso cuando mi criterio, perfectible, es aprovechado por copias fotostáticas muy pésimas del "messybluesismo" y comienzan a correr volantes antigobierno en los que se dicen cosas que se supone yo dije (eso lo hizo mucho el PRD hace diez años para atacar a Raúl Cardiel), sin embargo quienes me conocen bien saben que mi vanidad enfermiza no me permitiría hacer volantes y gastar en distribuirlos si no es para hablar de mí en primer plano. Soy muy avaro, muy presumido y muy flojo como para eso, aparte de que no es mi estilo, yo opino aquí en mis espacios. Nada mas.

Sin embargo, y antes de perder el enfoque, me gustaría hacer ver que en esto de criticar al gobierno también hay parásitos y oportunistas. Del típico ciudadano que ni hace ni deshace pero está en primer plano para lanzar basura verbal. Esos que crean desinformación y son capaces de hacer que un numeroso grupo de gente se levante en manifestación opositora sin dar, este que lo inició todo, la cara a la mera hora. Miles de memes y falsas notas circulan por internet acusando al gobierno del Peña Nieto de haber aprobado una ley que prohiba a las madres amamantar a sus bebés en vía pública, o de una ley para privatizar IMSS e ISSSTE, o una ley que aprueba que los derechos ciudadanos sean privatizados o lo que sea, todo eso es mentira. Si el gobierno local publica que apoya al Base Ball no falta el amargado que lo primero que responde es: "Y las comunidades?" (ejemplo de un egoismo visceral porque esa persona piensa primero en sí misma y le importa un bledo si hay o no deporte en Salvatexas). Las comunidades tienen una prioridad que, en no se cuantos años de gobierno, el PAN no les concedió y, ríanse si quieren, el gobierno priísta anterior a este si priorizó. A esos que ven moros con tranchete alguien debería recordarles que Alejandrina Lanuza, PAN, los utilizó para crear una campaña publicitaria diciendo apoyar algo que como diputada nunca apoyó. Todos los programas de gobierno fueron manipulados por gente aprovechada que hizo creer a la gente que perderían el beneficio si votaban por determinado candidato. Esa práctica fue característica del PAN.

Ahora bien. Yo no estoy defendiendo a Pepe Velázquez ni buscando el modo de quedar bien con él pero sí estoy defendiendo mi postura de responsabilidad social. A mí me han atacado diciéndome de todo, desde "pirado" hasta "mediocre" pasando por "perdedor" y "fracasado" y no lo soy así que no me importa que lo digan pero jamás, por más que le busquen, podrán atacarme de ladrón ni de hacer fraudes como tampoco de haber encabezado un movimiento anarquista para desestabilizar a la sociedad. Es cierto que en muchos casos he señalado y cuestionado funcionarios pero lo he hecho con PRUEBAS en la mano y respaldando algún brote de inconformidad surgido del pueblo mismo, nunca por iniciativa personal. Cuando opino o cuestiono algo lo hago con apego y respeto a la verdad y si me equivoco en algo también lo acepto abiertamente.

Se pueden escribir letras y letras de lo malo que pueda ser un gobierno pero nunca habrá valor suficiente para reconocer lo bueno y es que así somos, perfectos para apedrear pero jamás para reparar. Nos gusta creer lo que no estamos seguros que sea verdad pero nunca buscamos mas fuentes para asegurarnos que sea verdad. Pueden venir a decirnos que hay ovnis en el cerro de Culiacán y lo daremos por hecho pero jamás iremos al cerro de Culiacán a ver si esto es verdad, menos ahora que existen los pinches "drones" esos.

En la cultura Lakota (Indios Sioux) tienen la costumbre de exigirse a sí mismos un inmenso e importante sentido del Honor que exige que la verdad sea respetada, cuidada y cultivada porque al final esta se convertirá en las alas que te hagan evolucionar. Ellos no mienten porque creen que la mentira es una manera de morir espiritualmente y que hace mas daño que la guerra misma y eso debería aplicarse en cada uno de nosotros. Ok, a mí no me gustó el cartel de la feria y creo que a la gente encargada se le paga muy bien para hacer algo que valga la pena pero eso no me hace enemigo de NADIE, les toca a ellos reflexionar si están actuando bien o mal, mi responsabilidad moral de "omitir la omisión" ya está cumplida y desde luego a todos los que suelen inconformarse de manera mezquina (aclarando que no siempre está mal inconformarse) también deberían poner una rienda firme a su desbocada imaginación y su desbocado resentimiento social. Recuerden que muchas veces la víctima espera una oportunidad para convertirse en victimario.

Es cuanto.

Messy Blues

No hay comentarios.: