Si me conoces no alardees

Si me conoces no alardees, yo se quién soy

Frase del día:

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Calidad, una gran diferencia

La delgada línea entre lo auténtico y lo mediocre

El legendario grupo salvaterrense de Rock "La Crema"
En Salvatierra, Gto. la tradición no es precisamente ni una fiesta tipo San Fermín ni los Blues servidos como festival. Hagan lo que hagan los creadores de La Marquesada y del SalvaBlues Fest, estos siempre serán ideas de una persona (cada uno de ellos) casi rayando más en ocurrencias que tradiciones, aunque vengan y vayan presidentes municipales que hagan vistosos discursos cacareando que sí lo son. Ahí con la pena, no lo son.

Pero el tema en esta ocasión es el Rock, y de paso el Blues, en la agrícola ciudad de Salvatierra, Gto. Personalmente no tengo mucho conocimiento de cuando comenzó a tocarse Rock and Roll allá pero sí sé que no fue antes de los años 60. Previamente la Orquesta Carolina (Santo Tomás Huatzindeo) había tocado boogie de las grandes bandas pero no existieron, según me entero, grupos considerados como "Grupos de Rock" sino hasta la era de Los Wizards, Los Paoli y, creo, Los Novels y estos últimos no estaban tan enfocados al rock como tal sino más bien a lo versátil, aunque correspondería a alguien más letrado en el tema para conocer a fondo quién sí y quién no comenzó con el R&R en Salvatierra. Lo cierto es que, repito, fue en los años sesenta.

Resultará muy injusto de mi parte no mencionar a muchos colegas de ese entonces pero alcanzo a recordar pocos como Miguel Angel Camarena, Silverio García, Álvaro Zamora (Aka "El Kalifas"), Jesús Pérez Balcazar (El Grillo), los hermanos Cornejo Olvera (posteriormente se convertirían en "Los Barrio´s Band") y los hermanos Vázquez (que comenzaron en los años 70 como "La Crema" y, después de eventuales y poco afortunados cambios de nombre, resurgirían como "La Crema" y con un estatus de leyenda). Y justamente a mí me tocaron esos años 70 con sus prendas de mezclilla, pantalones de campana, cabellos largos (que a mí no me permitían usar porque estaba bien escuincle) y existía una estación de radio local llamada "Radio Éxitos" a cargo del Sr Rafael Sandoval y que era la delicia de todos porque transmitían los más recientes éxitos. Ahí escuché por primera vez mi canción favorita: "Bohemian Rhapsody". Aparte de la estación local también teníamos la CN de Irapuato y la cosa es que en las fiestas era común escuchar que tanto Los Sheiks como La Crema tocaran cosas como "Show me the way", "Gypsy" (Deep Purple), "New kid in town", "Lyin' eyes" y muchas más canciones de Rock. Justo en el momento de la historia de la ciudad en que Patricio Medina dice muy acertadamente que el Rock era moda.

Conviene detallar algunos puntos. Por ese entonces Salvatierra impuso precisamente las modas y tendencias. Si vivías en Yuriria, Moroleón, Acámbaro, Celaya y otros lugares de la región, y querías estar a la cabeza de las tendencias del momento, tenías que ir a Salvatierra que, aparte de los dos grupos que ya mencioné, tenía su muy popular balneario Guadalupe, la nevería del portal del Carmen, la otra nevería llamada "Susana", la cafetería "Luigi" (en lo que hoy es la fuente de los perros) y, ahí disculpen, "La Hostería del Bohemio". Tal conjunción de negocios "Avantgard" combinados con una juventud cuya peor mala reputación era asistir a las tardeadas y que se destacaba por "bonita" más que rebelde en conjunto con las estaciones que también ya mencioné, la escuela secundaria ETIc 18 muy al frente de la época, y muchas cosas que hacían que Salvatierra fuera realmente un pueblo mágico (y no pretensiones) contrastando alegremente con sus reales tradiciones como la entonces fastuosa "Feria Candelaria" que incluía su sección de juegos mecánicos y puestos de artesanías y juguetes (tradicionales) así como un vistoso desfile de bellas chamacas subidas a los cofres de sus automóviles (lo que indicaba que, para poder hacerlo, la chica tenía que pertenecer a una familia de cierto nivel, qué caray) sin dejar fuera los carros alegóricos. Por otro lado los festejos de la Virgen de La Luz, la Virgen del Carmen y la hasta hoy harto afamada "Fiesta del Buen Temporal", iniciada en el siglo 18 por los campesinos que comprendían las tierras nobles de las haciendas de San Buenaventura, Santo Tomás Huatzindeo y La Esperanza y sus terrenos comprendidos entre precisamente La Esperanza y Santo Tomás teniendo de por medio el entonces caudaloso río Lerma. En ese punto está aún ahora lo que después se denominó como el Barrio de San Juan, en donde se encuentra la única iglesia que había sido oficial de la región en el Virreinato, la del Señor del Socorro.

Retomando entonces el tema, y trayendo al escritorio esas tradiciones, volvemos al Rock and Roll de los años 70 en Salvatierra, década en la que la ciudad alcanzó un alto grado de prosperidad gracias a su entonces bien manejada fábrica Carolina y Reforma. Por ese entonces ser "Chic" (o estar "In") representaba vestir Levi´s, escuchar a Led Zeppelin y tomar nieve en los cuatro negocios de moda (Susana, Luigi, Portal del Carmen y La Hostería del Bohemio). Y, más curioso, también había modas para conservadores precisamente en La Hostería. Si querías escuchar lo más novedoso en música romántica y ver actuar al Trío Salvatierra o a Mario Carreño, así como aventarte todos los discos de "Santo & Johnny Farina" y llevar a tu novia a un sitio Ad Hoc, La Hostería del Bohemio era tu sitio. Como se ve, había para todos.

Y el Rock cayó a un segundo nivel con la muerte de John Lennon en 1980. En esa década la moda fue el "New Age" y comenzó a ganar en popularidad la música grupera. De hecho a nivel mundial las cosas para el Rock no eran buenas. Queen se pasó a lo muy comercial, The Who y The Rolling Stones perdieron cafeína, Paul McCartney se prostituía haciendo duetos con Michael Jackson, el Heavy Metal se auto situó en el underground y la música Pop invadió la escena (hoy le llaman Rock en español pero en realidad es música Pop). En este otro punto surgieron dos exponentes que trataban de emerger, los hermanos Guillermo y Óscar González Castro. Hacia 1985 ellos eran el punto de referencia en cuanto a tocar rock local y estaban aguantando el peso de la decadencia del Rock en la ciudad. Por un lado estaban los fieles al Pop en español y por otro los adoradores de la música grupera, cosa que provocaba ciertas confrontaciones de clase social. Las tardeadas dejaron de ser de Rock y se convirtieron en tardeadas de cumbias, las chicas que se tomaban un café con algún amigo eran víctimas de las viperinas lenguas vecinales sin quehacer y repentinamente, hacia 1988, surgimos tratando de hacer ruido Mike Camarena (hijo) y un servidor. Nunca sucedió nada de hecho, solo ensayamos un buen rato y luego, por asuntos de faldas con el vocalista del grupo, la cosa no progresó. Sin embargo al finalizar la década tanto los hermanos González Castro como Mike Camarena y yo ya habíamos comenzado lo que seguiría en los años 90.

Llevando cuentas. Para inicios de los 90's había una escena bastante virgen. En Celaya (que ya le había arrebatado a Salvatierra el título de "Avantgard") estaba muy cimentada la música pop y de hecho casi no había Blues (por lo que "Alma Sólida" y yo tomamos por tempestad la escena rockera de allá) y Salvatierra comenzaba a perder Rock como tal. Aquí es importante señalar que Catey Aboytes padre y su hermano Luis (adoradores de Elvis Presley) alojaron a los que éramos desesperanzados del Rock y mantuvieron la fe. De ahí surgimos dos grupos: El Cráneo y Crash Fuego Blanco. De no haber sido por ciertas inmadureces (tanto mías como algunas de ellos) ambos grupos hubiéramos podido retomar el título en estos asuntos del Rock and Roll. Después de nosotros hubo intentos pero nuestra guerra fue tan ruidosa que espantamos a casi todos los aspirantes. Por no decir que a todos. Hasta esta parte de la historia había en Salvatierra cuatro personajes públicos del Rock, y ahí dispensen la falta de modestia, Memo González, Patricio Medina, Ulises Camarena y un servidor de ustedes.

De todos los anteriores, al iniciar la siguiente década, hubo muy concretos crecimientos que dieron pie al surgimiento de figuras como el genial colega guitarrista Carlos Gómez y un Patricio Medina que superó todas las expectativas que otros nos habíamos fijado como meta. Él, y ya lo dije una vez antes, nos dio clases a muchos que en Salvatierra nos dábamos ínfulas de "Super músicos"; se volvió profesional y comenzó a grabar discos de Heavy Metal. Al tema también me gustaría mencionar que Crash Fuego Blanco fuimos los primeros en hacer un disco de rock en el 2001 sujetos a las limitantes de hacerlo caseramente, pero lo hicimos. Así las cosas, para 2005 habíamos ya una buena mata de músicos de rock y Memo González había mantenido su estatus de primera figura desde los años 80 con una humildad y equilibrio impresionantes. Lamento reconocer que me puse a hacerles guerra a todos por intrigas de un fulano que no vale la pena mencionar.

Aquí la parte que define las diferencias que mencioné al principio. A la mitad de los 2000's el movimiento local era florido y había buena escena del Rock pero La Marquesada quitó reflectores y sus creadores prefirieron darle espacio a la música grupera dejando a los Rockeros como show de bar. También es cierto que el asunto del blues, que comenzamos Rod Ruthrauff y yo desde el 2004, estaba surgiendo con fuerza, lamentablemente quedó en manos equivocadas.

Al finalizar 2008 los músicos de Rock de Salvatierra tomamos otros derroteros y nos fijamos otras metas. Emigramos y buscamos. Los que se quedaron trabajaron, algunos, en proyectos interesantes, La Crema y Los Sheiks regresaron exitosamente por sus fueros pero otros tantos dieron mal nombre al rock. Y esto viene a cuento porque he estado leyendo algunas estupideces por parte de un monstruo que yo cometí la idiotez de sacar del sarcófago en el 2006 cuando el gabacho Rod y un servidor teníamos un dueto de "Country & Blues". Tal monstruo es el sociópata que ya ha protagonizado algunos posteos y al que, por cierto, ya muchos le han puesto precio para patearle el trasero por bocón, farsante, mitómano y manipulador. Paradójicamente me la pasé peleando con otros colegas debido a las muchas intrigas del monstruo y de hecho mucha gente me ha reclamado airadamente cosas que supuestamente yo dije y, por el contexto, me doy cuenta que salieron de su bocota. Lo chistoso es que hasta me echó a andar a su escudero fiel porque yo le dije sus verdades en conocida red social.

Pero como alguien me dijo: "esas cosas engrandecen su ego", y es verdad, preferí dejar un poco más en claro que para decir Rock Salvaterrense se necesita bastante más que conocer en persona a algunos de sus protagonistas y, más aún, que los amigos de uno vengan y digan: "ya estás a otro nivel" (jajajajajajajajaja). El punto es que no solo basta tocar escalas pentatónicas y recorrerlas de arriba a abajo para decirse músico de blues y/o rock y algo que caracteriza mucho a los mediocres es hablar por hablar demeritando el trabajo de los demás. Pero seré un poco más claro.

De los músicos actuales en Salvatierra están Darío Gómez y Patricio Medina ejerciendo su oficio de músicos tal cual debe ser. No importa si los contratan o no en la ciudad (que ya ha demostrado cierto elitismo y poca selectividad para esas cosas), lo que realmente es importante es la CALIDAD de lo que hacen. Uno es una de las mejores guitarras de la región según tengo entendido y el otro incluso a trascendido allende las fronteras de México como un gran artista. Lo acusan, como a un servidor, de un ego desmedido y de una boca muy suelta pero es lógico, él dice las cosas como son prefiriendo no engañar a nadie respecto a sí mismo ni respecto a los demás y eso es un sano hábito que deberíamos practicar todos: decir la verdad. Algo más doloroso que el sufrimiento puede ser precisamente aceptar la verdad.

Yo he escuchado trabajos grabados de Doomsday y Ángeles y Demonios como también he escuchado trabajos de Memo González y su hermano y me parece que hay calidad trabajada y desarrollada y todos comenzamos casi al mismo tiempo. En momentos como este es que me alegro de haber hecho un disco de rock, casero sí, pero al fin disco y viendo en retrospectiva creo que tanto El Cráneo como nosotros, "Crash Fuego Blanco", tuvimos que evolucionar de una manera u otra. El vocalista de El Cráneo hizo lo que ya mencioné, trascendió y ha obtenido un nivel que personalmente creo que pocos van a lograr alcanzar. Un servidor de ustedes ha desarrollado un proyecto ambicioso en el que se inmiscuyen tanto música como arte gráfico y mucha disciplina física. Por qué?, simple, porque al final se busca crear un público y para que este público reciba el respeto que se merece hay que hacer cosas a la altura de ello. Si yo lleno un bar tocando como karaoke (La Planta, La Chispa Adecuada, etc) sólo tendré un público que sea rockero de borrachera que igual escuche el rock sancochado de un grupo de garage como el más reciente éxito de Kapaz de la Sierra. Si yo refino lo que hago y presento un espectáculo enforma, obtendré un público conocedor que quiera comprar mi música. Ese es otro detalle, no es lo mismo tocar lo que otros ya hicieron famoso a hacer famosa la música que uno hace y en ello radica la diferencia así como se gana el derecho a alardear. Yo no voy a ser "el más chingón" solo porque yo lo digo.

Me encantaría ver que sujetos como el monstruo que mencioné se fletaran practicando el poco tiempo libre que uno tiene, se fletaran escribiendo letras, se fletaran inventando tonadas y se fletaran a reinventarse para estar a la altura de las circunstancias y no solo decirse chingones porque medio tocan, digamos, aceptablemente una canción de Pink Floyd. Esa es la delgada línea entre lo autentico y lo mediocre.

Es cuanto.

Messy Blues

No hay comentarios.: